La sonrisa de Ciorán

Verla daban ganas de llorar. Pero de alegría.